Mujeres que han probado el sexo anal nos dicen cómo les fue


  

Para algunas mujeres, la acción anal es la cereza sobre la versión sexual de un helado: una pequeña delicia extra que completa algo que ya era delicioso por sí mismo.

Pero para otras, es más como el paté: bastante intrigante, vale la pena intentarlo, pero absolutamente no por sus callejones (como en, un pene probablemente no volverá a subir por ese callejón nunca más). Tenemos mujeres que caen en varias partes del espectro del sexo anal para compartir exactamente lo que se siente durante el acto. Sigue leyendo para conocer sus opiniones informativas, y a veces hilarantes.

“Si estás atascado o con el estómago vacío, es un asco. Definitivamente sientes que vas a hacer caca, ya sea sobre ti mismo o sobre su d*ck. Pero si no lo haces y lo haces bien y despacio, es eufórico. Es diferente del sexo regular porque se siente como si fuera a ir más profundo. Aunque el sexo anal no me ayuda a tener un orgasmo más fácilmente”. – Madeline R.

“Siempre temí que me doliera, pero el sexo anal no es tan doloroso como incómodo. ¡Pero! La incomodidad es tan extrema para algunas personas que apenas pueden hacerlo – como mi mejor amiga, que lo ha intentado unas cuantas veces con su prometido y apenas lo ha conseguido, no importa cuánto lubricante usen. La clave, aparentemente, es estar relajado, lo que realmente no vas a estar – de hecho, saber que está a punto de suceder te hará tensar más de lo normal – a menos que te guste.

A mí… no me encanta, pero a mi novio le encanta, y es muy respetuoso y encantador en cuanto a no presionarme. Tal vez lo hacemos una vez cada dos meses. Normalmente estoy un poco achispada, lo que ayuda a la parte de la relajación y hace que todo sea un poco más fácil. Él es un gran defensor de usar un tapón de antemano para “aflojar todo”, lo cual puede o no funcionar, pero sólo lo saca más de lo que me gustaría.” -Anna B.

“No es lo peor de la historia, pero de la misma manera que usar el hilo dental no es lo peor de la historia. No hay nada divertido para mí. No es que sea doloroso, sólo es ligeramente incómodo y no es lo mío.” -Jo R.

“Solía estar obsesionado con el sexo anal. En un momento del instituto, tenía más sexo anal que normal. Cuando se hace bien – y por bien me refiero a cuando el tipo no te empuja su d*ck como un caballo en celo – el anal puede tambalearse en esa peligrosa línea entre el placer y el dolor. Se siente más grande que nunca y te llena completamente. Cuando entra, tienes que contener la respiración porque sientes que tu cuerpo no tiene espacio para el aire y su pene al mismo tiempo, pero una vez que entra, el placer se irradia por todo tu cuerpo.

Una vez, sin embargo, mi novio y yo estábamos caminando por mi barrio y peleando, como de costumbre. Después de no llegar a ninguna resolución, decidimos acordar no estar de acuerdo y, por supuesto, tener sexo de odio junto a la casa de un vecino a plena luz del día. Me bajó los pantalones cortos y sin ningún aviso o lubricante, lo empujó hasta allí como si estuviera rellenando un cañón para lanzarlo contra su peor enemigo. Grité: “¡Sácalo, sácalo, sácalo!” Una vez que salió, tuve que subirme los calzoncillos, agacharme en el suelo y meditar para no cagarme en la hierba. Literalmente se sentía como si estuviera sacando mis entrañas junto con su pene. La moraleja de la historia: “El sexo por odio es caliente, pero el odio anal lleva al dolor y a la diarrea explosiva”. -Nina T.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *